Cómo evitar el estrés cotidiano

No existe la vida sin estrés... Partamos de esta realidad. Al menos esto es así en la vida de la gran mayoría de las personas en el mundo.

El estrés es una reacción inconsciente de nuestro cuerpo físico y emocional ante las situaciones de la vida cotidiana. Es una mecanismo de defensa ancestral del ser humano que nos permitió sobrevivir en las épocas más primitivas del nacimiento de la humanidad aquí en la tierra. Ese mecanismo sigue vigente y está guardado en lo más profundo de nuestra mente subconsciente, allí donde todo queda archivado y grabado.

Cómo se dispara el mecanismo del estrés

Esta pregunta encierra en sí misma un gran secreto. El mecanismo automático se dispara por nuestra manera de "filtrar" los acontecimientos de la vida. Todos vemos la vida con nuestras propias "lentes". Algunos llevan lentes oscuros, otros de colores diversos. Otros llevan lentes bastante transparentes y otros parecieran llevar varios pares de lentes oscuros uno encima de otro...

Un ejemplo común: Nos preparamos para salir de casa para ir a trabajar ó hacer algún trámite ó ir de compras.  Ya, al estar cambiándonos nuestra mente empieza su cantinela:

"Uyyy! ahora tengo que salir y la calle está fatal... llena de autos, camiones, micros, motos... un desastre"

Ya comienza nuestro mecanismo automático a funcionar y esto hace segregar sustancias a nuestro organismo. "Comienza la adrenalina a correr por nuestras venas"

Subimos a nuestro auto y zasss! No quiere arrancar! Y ahora? Subirme al transporte público?! Lleno de gente hasta el techo! Largas filas esperando el colectivo (bus), el tiempo que tardan y si es que deciden detenerse en la parada...

Bum bum, bum bum... la adrenalina sigue fluyendo más y más. 

Subimos finalmente al micro. Está repleto de gente. Nos empujan. Nos pisan los zapatos recién lustrados ó las zapatillas nuevas. Empujamos también sin quererlo ó porque comenzamos a perder el control. Alguien nos mira mal y respondemos con otra mirada amenazante. Nos dicen algo desagradable y nosotros respondemos mal también...

No es necesario que continúe verdad?

Esto es sólo un ejemplo de las miles de situaciones que hacen que el estrés se genere en nuestra vida de todos los días. 

Ahora viene la pregunta que tiene relación con el título del post...

Cómo podemos evitar el estrés cotidiano?

La respuesta es simple, lo que no significa que nos resulte fácil.

Respuesta: Tomando consciencia

Explicación: Dije que el estrés es un mecanismo ancestral, inconsciente, de defensa contra supuestos ataques de enemigos para la supervivencia propia.

Si el mecanismo se dispara inconscientemente puede hacerlo y de hecho lo hace, por cualquier situación cotidiana, real ó imaginaria. Por lo tanto la manera de frenar este mecanismo es tomando consciencia...

Tomando consciencia de qué?

Primero que nada de la situación, de nuestro entorno, de lo que está pasando realmente y no de lo que imaginamos mecánicamente que está sucediendo.

Se comprende el concepto?

Hay una diferencia abismal entre lo que sucede y lo que imaginamos que sucede. Sobre todo porque reaccionamos automáticamente en lugar de "actuar conscientemente".
Simplemente no estamos acostumbrados a estar conscientes en nuestro día a día. Creemos estarlo pero no es así. Somos autómatas la mayor parte del día, siendo amable en mi apreciación, porque en realidad lo somos todo el día.

Segundo, tomar consciencia de lo que nos pasa a nosotros ante la situación que estamos observando.
Si damos el primer gran paso que es tomar consciencia del entorno, de la situación, el segundo paso es más contundente para evitar las reacciones automáticas.

Ejemplo: con la misma situación que describí antes.

El auto no arranca... En lugar de dejar que la mente nos haga poner violeta de bronca, respiramos hondo un par de veces sin pensar en nada. Esta pausa fisiológica a la que no estamos acostumbrados nos puede evitar desde un infarto, una severa indigestión y el encadenamiento de sucesos negativos automáticos por el resto del día.
Esa pausa de pocos segundos respirando profundo nos evita pensar mecánicamente a la vez que oxigena nuestro cerebro limpiándolo de las toxinas que las emociones negativas desparraman.
Luego de esto podemos pensar con más claridad: "No arrancó, sabía que podía pasar porque no le cambié las bujías" me voy a tomar el bus. Pero como estamos bastante calmados, nuestra mente no se nubló, entonces algo se nos ocurre. Ah! voy a llamar a fulanito/a y podemos ir juntos/as a comprar en su auto. 

Aquí amigos, ya hicimos algo muy importante. Por unos pocos segundos tomamos consciencia de la verdadera situación y de nuestras posibilidades en ese momento. Evitamos también que se dispare el mecanismo automático y que la adrenalina se desparramara por todo nuestro organismo lo que hubiera sido sumamente peligroso en todo sentido.
el tomar consciencia no sólo nos evito ponernos mal sino que además nos posibilitó la lucidez mental necesaria para encontrar una solución creativa.

Esto es sólo un simple ejemplo pero muy común. A veces las peores situaciones se desencadenan por lo hechos más tontos y triviales de la vida diaria y los noticieros nos lo demuestran lamentablemente.

Voy a darte una sugerencia simple pero poderosa para salir de esta trampa y evitar el estrés cotidiano

Es un simple ejercicio que no te lleva más que treinta segundos. 
Te propongo que a partir de hoy, de ahora mismo, hagas lo siguiente:

Una vez cada hora tomate 20 ó 30 segundos para preguntarte... Qué estoy haciendo? dónde estoy ahora? cómo me siento en este momento? Qué me falta ahora?

Estas simples preguntas te pueden cambiar la vida aunque te parezca exagerado. Si estas dispuesto/a a hacerlo realmente verás los cambios que te va a brindar hacer este simple ejercicio.
No importa si te olvidas de hacerlo todas las horas. Si lo haces dos ó tres veces al día ya notarás cambios extraordinarios.

No me creas... Pruébalo... Después me dirás si te sirve ó no.

Es más... Me voy a sentir muy bien si me cuentas cómo te fue en la experiencia escribiéndome. Te responderé como siempre con todo gusto.

Gracias!




Comentarios

Entradas populares de este blog

Metafísica... Cómo mejorar tu Vida cotidiana.

Cómo cambiar nuestra programación mental

Sabias que tu mente está programada?